Archivo para la categoría "LITERATURA Y CONTINGENCIA"

* LANZAMIENTO DE LIBRO:”DESDE EL TÚNEL, DIARIO DE UN DETENIDO DESAPARECIDO”.   1 comment

 
 
"Desde el túnel. Diario de vida de un detenido desaparecido" es el título del libro de Manuel Guerrero Ceballos, uno de los profesionales degollados en marzo de 1985 por miembros de la Dirección de Comunicaciones de Carabineros de Chile, editado por LOM y que narra su período de detención en manos del Comando Conjunto en 1976, además de los sueños y lucha de una generación que debió resistir a una política de terrorismo de Estado.

La presentación del texto estará a cargo de su hijo el Concejal por Ñuñoa, sociólogo y académico Manuel Guerrero Antequera, quien escribió el prólogo, además del Presidente de la FECH, Federico Huneuus; el Coordinador de la Tercera Generación Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Paine, Juan René Maureira y la abogada del Programa de Derechos Humanos, Karinna Fernández.

El evento organizado por el Colectivo Ciudad Elefante y LOM Ediciones será conducido por el actor Daniel Alcaíno y contará con la presentación de los músicos Pedro Foncea (De Kiruza) y Rulo (ex Los Tetas).

Día: Miércoles, 17 de diciembre

Lugar: Escuela Básica FN 387 "Profesor Manuel Guerrero Ceballos", Costanera Sur # 8090, Cerro Navia (por Costanera Norta salida Petersen)

Hora: 19:30 a 21:30

Contacto: Manuel Guerrero Antequera 08-2673125


 

En otro lugar,
lejos de esta tierra y de su tiempo
espero tu rostro,
donde se reúnen todos los rostros que he amado,
y comenzaremos a ser otra vez los desconocidos
que hace años se miraban y miraban
sin atreverse a decir que iban a amarse

Los invito a que acompañemos a Manuel

Publicado 12 diciembre, 2008 por Anna en LITERATURA Y CONTINGENCIA

* Chile… Qué cabe en un malrtín literario?   1 comment

 
 

¿Qué cabe dentro de un maletín?

Caben muchos conceptos dentro de un maletín: improvisación, demagogia, intereses exacerbados, negocio, imagen, codicia, descoordinación, apresuramiento. Nos referimos a la iniciativa del Ministerio de Educación de entregar un maletín literario a 400.000 familias de escasos recursos, postergada por acción de los gremios de editores que reclamaron respecto de la confusa y acelerada convocatoria a licitación.

   ¡Once millones de dólares en libros para ediciones sobre 100.000 ejemplares!

   Un auténtico sueño, libros para todos. Creo que esta cifra es más del doble de lo que maneja el Fondo del Libro en un año. Si tenemos en cuenta la materialidad de este maletín repleto de billetes, debiéramos concluir –más allá de quienes se beneficien directamente, ya sea por razones de negocio o imagen- que es posible encontrar muchas otras alternativas de aplicación. No es claro que los “maletines literarios” vayan a producir un cambio instantáneo y profundo en los hábitos lectores de los sectores sociales más postergados. Como si la mera presencia de una pequeña biblioteca, un suerte de artilugio cultural sacrosanto y mágico, fuera a generar una influencia benéfica sobre las personas.

   El Consejo del Libro está elaborando un Plan Nacional de Lectura cuyo objetivo es abordar sistémicamente nuestras dramáticas carencias en el ámbito de la lectura, a través de múltiples acciones y programas concebidos con representantes de diversos sectores ligados al libro. Este Plan aún no cuenta con un sustrato financiero y –espero equivocarme de manera rotunda- me cuesta imaginar que vaya a contar en sus inicios con una cifra tan impactante como estos once millones de dólares.

   Ideas hay muchas. Por ejemplo, invertir en mejorar las colecciones de las bibliotecas públicas existentes, sobre todo la presencia de la literatura chilena y latinoamericana actual. En el sistema de bibliotecas públicas hay algo así como medio libro per capita, la décima parte de lo que debiéramos tener.

   Hay muchas otras ideas y no quiero hacer un inventario de ellas ahora. Pero lo que advierto como dominante en la escena son palos de ciego, confusión, improvisación, aislamiento. Cualquier esfuerzo aislado, por cuantioso y enorme que sea, no surtirá efecto si no forma parte de una iniciativa sistémica, global, concatenada, alimentada por una visión clara del tipo de país que deseamos construir y el lugar que la lectura ocupa tanto en el itinerario como en el destino.

   Es tiempo de focalizar esfuerzos, materializar un plan central bien pensado, de carácter nacional, con objetivos claros, para que no se dilapiden recursos en acciones aisladas, con sabor a efectismo e improvisación. Lo peor que puede ocurrir es que el fomento de la lectura – una iniciativa tan diáfana y fundamental para el destino de Chile – se infecte de apetencias, demagogia, sospechas y después de frustración, renuncia y por último de abandono.

Publicado 22 octubre, 2007 por Anna en LITERATURA Y CONTINGENCIA

ALLENDE * MARIO BENEDETTI   Leave a comment

 
 
Santiago de Chile, 11 de septiembre de 1973

Poema de Mario Benedetti

Allende

Para matar al hombre de la paz

para golpear su frente limpia de pesadillas

tuvieron que convertirse en pesadilla,

para vencer al hombre de la paz

tuvieron que congregar todos los odios

y además los aviones y los tanques,

para batir al hombre de la paz

tuvieron que bombardearlo hacerlo llama,

porque el hombre de la paz era una fortaleza

 

Para matar al hombre de la paz

tuvieron que desatar la guerra turbia,

para vencer al hombre de la paz

y acallar su voz modesta y taladrante

tuvieron que empujar el terror hasta el abismo

y matar mas para seguir matando,

para batir al hombre de la paz

tuvieron que asesinarlo muchas veces

porque el hombre de la paz era una fortaleza,

 

Para matar al hombre de la paz

tuvieron que imaginar que era una tropa,

una armada, una hueste, una brigada,

tuvieron que creer que era otro ejercito,

pero el hombre de la paz era tan solo un pueblo

y tenia en sus manos un fusil y un mandato

y eran necesarios mas tanques mas rencores

mas bombas mas aviones mas oprobios

porque el hombre de la paz era una fortaleza

 

Para matar al hombre de la paz

para golpear su frente limpia de pesadillas

tuvieron que convertirse en pesadilla,

para vencer al hombre de la paz

tuvieron que afiliarse siempre a la muerte

matar y matar mas para seguir matando

y condenarse a la blindada soledad,

para matar al hombre que era un pueblo tuvieron que quedarse sin el pueblo.

  •  

 

Publicado 11 septiembre, 2007 por Anna en LITERATURA Y CONTINGENCIA

TERRORÍFICA REALIDAD / DE “LETRAS DE CHILE”   1 comment

 
 
Leer o no leer, that is the question

 

Esto es lo que un héroe trágico como Hamlet debiera declamar ante la observación aguda de nuestra actual coyuntura cultural. Las cifras que demuestran la extrema pobreza de los niveles de lectura en Chile son tan abundantes como demoledoras.

 

El resultado de la última encuesta de consumo cultural y uso del tiempo libre (INE y CNCA, 2005) revela, por ejemplo, que la Región Metropolitana en un 93,8% vio televisión en la última semana y sólo un 39,9% había leído al menos un libro en los últimos 12 meses. ¡Esto significa que el 60% de los chilenos no leyó ningún libro en el último año!

 

 Un 15% de los hogares no tiene ningún libro. Sólo el 50% de los hogares tiene más de 10 libros. Cifras patéticas. Los libros son caros, fundamentalmente por los bajos tirajes de las editoriales locales (menos de mil ejemplares por término general; en muchos casos, menos de 500). Si no hay lectores y el Estado no surte adecuadamente el sistema de bibliotecas públicas, ¿de dónde van a surgir?, ¿por generación espontánea?

 

 

Con suerte tenemos una librería por cada 100.000 habitantes, suponiendo que existan 160, cifra que me parece dudosa (pienso que es mucho más baja, inferior al centenar). En  países desarrollados esta proporción anda en el orden de una librería cada 10.000 habitantes. Estamos lejos, muy lejos.

 

 

Para más remate, un estudio internacional indica que dos tercios de los gerentes y profesionales chilenos quedan clasificados en las dos peores categorías de cinco en lo que se refiere a comprensión de la lectura. Estas son las personas que comandan nuestro viaje al futuro. ¿Podemos extrañarnos que las cifras de crecimiento se estanquen si no contamos con las armas de la imaginación y la creatividad?

 

 

Cuando hablamos acerca de nuestro sueño-país de desarrollo acelerado en lo económico social, ¿qué expectativa realista podemos tener con estas cifras terroríficas? Ya no podemos decir que estas cifras sean alarmantes, porque es la realidad a la que aludo materia sabida desde hace muchos años. La alarma sonó hace más de una década y media (es claro que estos problemas no le interesaban a la dictadura).

 

 

Interesa la solucionática más que la problemática, las iniciativas por sobre las promesas y los discursos. Necesitamos un PLAN TRANSLECTURA que nos saque de esta inercia en la que hemos caído y que parece una trampa de lo que no logramos salir. Y no saldremos mientras no haya cambios radicales e iniciativas novedosas. Reflexión para la acción. Y es el gobierno quien debe pronunciarse.

 

 

Letras de Chile ha hecho propuestas en muchas y diversas formas. Los escritores deben ir a las escuelas y liceos del país a fomentar la lectura; hay que crear un programa financiado que lo permita. Los jóvenes deben leer todas las semanas literatura: cuentos, poemas. Podría haber una cátedra especial con este fin. Pero se requieren libros a disposición, buenos libros y abundantes; se ha hecho un esfuerzo relevante –nadie lo duda- pero se requiere diez o cien veces más inversión. ¿Cómo estimular la existencia de nuevos puntos de venta de libros? En fin, hasta aquí en estas materias poco se ha hecho.

 

 

Los miembros de Letras de Chile seguiremos en nuestro empeño, con los recursos a nuestro alcance, que principalmente son el compromiso personal de un grupo de escritores que cree profundamente en el valor de la lectura. Un valor múltiple, heterogéneo: factor decisivo de desarrollo tanto de la individualidad humana –léase el espíritu si prefiere- como del sentido de responsabilidad social y la impronta democrática, y –por qué íbamos a omitirlo- de la economía de esta comarca llamada Chile que amamos por haber nacido y crecido en ella, hablando esta lengua maravillosa, plena de literatura, que es el idioma de Cervantes, Neruda, Rulfo, Vallejo, Borges y tantos otros maravillosos ejemplos de imaginación.

 

 

Diego Muñoz Valenzuela

http://www.letrasdechile.cl/

  •  

 

Publicado 8 abril, 2007 por Anna en LITERATURA Y CONTINGENCIA

EL QUIJOTE, VARGAS LLOSA Y …. LA LIBERTAD   Leave a comment

 

 

INTERES …. ANTES


Vargas Llosa y su Quijote
Por Ramón Chao

El Instituto Cervantes de París se está convirtiendo en uno de los centros culturales más importantes de esta capital. No me fallo ni una conferencia, debate o exposición – cuando hay sitio, pues a menudo nos quedamos en la calle –  Hace un par de meses asistí a los coloquios sobre el Cuarto centenario de la publicación del Quijote. Escuché con provecho los comentarios de Jean Canavaggio, Eugenio Trías, el profesor Redondo y otros notables cervantistas. En el debate me permití preguntar cuál es, a juicio de tan distinguido areópago, la versión más recomendable de todas cuantas existen. ¿La de Clemencín o la de Vicente Gaos, para mí hasta ahora la mejor? Tras analizar mi opinión, un experto de la mesa concluyó que la más al día en cuanto a análisis y trabajo filológico es la última, la del Cuarto centenario. La compré en Madrid en un quiosco (barata, 9 euros)y sin duda el maestro me indicó bien, pero lo cierto es que después de leer el prólogo de Vargas Llosa se me quitaron las ganas de seguir adelante.

¿Cómo se le permitió a Mario Vargas Llosa utilizar esta tribuna solemne y cervantina para explayar sus tesis económico-políticas? Con los cristales que desde hace años lleva y que todo ve con los colores de Ronald Reagan y Margareth Thatcher, el prologuista trata de convencernos de que el libro de Cervantes prefigura la visión de la economía que inició dicha pareja y que ahora trata de redondear su epígono George.W. Bush.

“¿Qué idea de la libertad se hace don Quijote?”, pregunta Vargas Llosa, y él mismo contesta: ”La misma que, a partir del siglo XVIII se harán en Europa los llamados liberales: la libertad es la soberanía de un individuo para decidir su vida sin presiones ni condicionamientos, en exclusiva función de su inteligencia y voluntad. Es decir, lo que varios siglos más tarde un Isaías Berlin definiría como “libertad negativa”, la de estar libre de interferencias y coacciones para pensar, expresarse y actuar. Lo que anida en el corazón de esta idea de la libertad es una desconfianza profunda de la autoridad, de los desafueros que puede cometer el poder, todo poder”.

Mario Vargas Llosa no ignora que existen miles y miles de exploraciones de obra tan inmensa. Si le empezamos a buscar significados políticos, modestamente erijo a Cervantes en el primer altermundialista de la historia. Basta con analizar el episodio del combate de don Quijote contra los descomunales gigantes que eran los molinos de Consuegra. Descomunales, si, porque esos molinos en realidad simbolizan a los Fugger, banqueros de la Casa de Austria, quienes además de explotar desde 1524 varias instalaciones mineras, especialmente las de Almadén, lo más llamativo de su presencia tentacular en España eran estos molinos redondos, importados de Europa central, diferentes de los de España, de forma cuadrada. Don Quijote embiste pues contra una multinacional de la época, adelantándose – en esto también – a las actuales luchas contra el neoliberalismo que busca Vargas Llosa.

¿Y no podría ser don Sancho Panza precursor de Karl Marx?. Me baso en su reivindicación ”Voy a parar en que vuesa merced me señale salario conocido de lo que me ha de dar cada mes el tiempo que le sirviere, que el tal salario se me pague de su hacienda: que no quiero estar a mercedes, que llegan tarde, o mal o nunca; con lo mío, que me ayude Dios. En fin, yo quiero saber lo que gano, poco mucho que sea; que sobre un huevo pone la gallina, y muchos pocos hacen un mucho, y mientras se gana algo no se pierde nada. Verdad sea que si sucediese (lo cual ni lo creo ni lo espero) que vuesa merced me diese la ínsula que me tiene prometida, no soy tan ingrato, ni llevo las cosas tan por los cabos, que no querré que se aprecie lo que montare la renta de la tal ínsula, y se descuente de mi salario gata por cantidad;

 

Sancho amigo, respondió don Quijote, a las veces tan buena suele ser una gata como una rata.

Ya entiendo, dijo Sancho, yo apostaré que había de decir rata y no gata; pero no importa nada, pues vuesa merced me ha entendido”.

Más adelante, en el capítulo XVIII, Sancho plantea otra vez sus exigencias remunerativas, que ni Lenin ni Garpar Llamazares lo hicieran con igual fervor.: “Cuando yo servía a Tomé Carrasco (….) dos ducados ganaba cada mes, amén de la comida. Con vuestra merced no sé lo que puedo ganar puesto que sé que tiene más trabajo el escudero del caballero andante que el que sirve a un labrador (…). A mi parecer, con dos reales más que vuesa merced añadiese cada mes me tendría por bien pagado.” Esto está escrito por Cervantes, y no son lucubraciones de un intelectual obsesivo y predicador.

En fin, que en esta conmemoración del Cuarto centenario, Vargas Llosa trata de llevar el agua a su molino neoliberal. ¿Cómo le permitieron tal atrevimiento a un señor que, habiendo leído el Quijote, sin duda, hace caso omiso de las recomendaciones de Cervantes?. Si realmente creyese en el Caballero de la Triste figura; si no leyera el querido libro con ojeras de Rocinante, Mario Vargas Llosa, que tantos premios ha obtenido (el Formentor, el mismísimo Cervantes, su ingreso en la Real Academia de la Lengua y tantos honoris causa) habría de aplicarse los consejos que don Quijote da al hijo del Caballero del Verde Gabán, un principiante que sueña con ser tan escribidor como el autor de “La tía Julia…”: “procure vuestra merced llevar el segundo premio, que el primero siempre se le lleva el favor o la gran calidad de la persona, el segundo se le lleva la mera justicia, y el tercero viene a ser segundo, y el primero, a esta cuenta será el tercero, al modo de las licencias que se dan en las Universidades; pero, con todo esto, gran personaje es el nombre de primero…”.

Ramón Chao

Publicado 2 marzo, 2007 por Anna en LITERATURA Y CONTINGENCIA

Carta de un escritor a su ex carcelero   Leave a comment

 
 
Carta de un escritor a su ex carcelero
 
 
Carlos Liscano
liscano@adinet.com.uy

El laureado escritor uruguayo Carlos Liscano escribió sus primeros textos durante los trece años de detención que padeció ―como preso político― en una prisión militar de su país. Su comienzo fue ambicioso: empezó con una novela, La mansión del tirano, una kafkiana alegoría de la vida en la cárcel que, según él, lo ayudó a sobrellevar aquellos años. Cuando el manuscrito había sido leído apenas por seis compañeros de reclusión, fue requisado por un ignoto suboficial del ejército y el narrador lo perdió para siempre. Con tozuda perseverancia, Liscano reescribió su novela y, en la alborada democrática de 1985, logró sacarla a la calle y publicarla. En el prólogo, el autor admite que «quizás la de hoy fuera mejor que su hermana mayor y más novata, pero aquella primera La mansión del tirano sigue siendo para mí el territorio de la nostalgia. Siempre vuelvo a ella tratando de encontrar, no ya sus palabras exactas, sino la ilusión con que hace años me dispuse a escribirla». En enero de 2007, publicó esta carta en el semanario Brecha:

Señor oficial: Disculpe que me dirija a usted sin poner su grado actual. Es que no lo sé. Creo que el contenido de esta carta mostrará que puedo prescindir de ese dato que no tengo. Aclarado esto, permítame presentarme. Me llamo Carlos Liscano. Entre 1972 y 1985, estuve recluido en el Establecimiento Militar de Reclusión número 1. Fui el recluso 490. Ni antes tuve ni ahora tengo ningún interés en establecer un contacto personal con usted ni en hacer una denuncia ni en perjudicarlo de ningún modo por la cosa que aquí relato. Sólo le escribo para pedirle los papeles que usted me quitó hace veinticuatro años y once meses.

Fue así. En 1981 empecé esta actividad en el EMR número 1, lo que a su vez quiere decir que contravine las normas que regían la institución, por lo menos en el segundo piso, que era donde yo estaba. Mi primer trabajo fue una novela. Algo que, reconozco, fue un exceso. Uno no empieza a definirse como escritor con una novela. Con esto quiero decir que no sólo contravine normas del penal sino también tradiciones de la literatura. Ese trabajo primero, un tanto bárbaro y salvaje, se llamó La mansión del tirano.

En 1982 usted era teniente segundo y servía en el cuartel de la ciudad de Florida. El 14 de febrero de ese año usted abrió la puerta de mi celda, nos hizo salir a mi compañero y a mí, nos puso de cara contra la pared, con las manos a la espalda, como era de uso. Luego entró. Nosotros oíamos cómo revisaba nuestras cosas, es decir cómo las tiraba, que también era de uso. No pude medir el tiempo que usted dedicó a esa actividad. Me pareció que fue mucho rato, pero quizá fue sólo unos minutos. Una curiosidad que aprendimos en la cárcel fue que, concentrando la vista en un punto a diez centímetros de la cara, el tiempo carece de medida. Puede parecer infinitamente largo o, como algunos dicen que es la eternidad, un instante.

Cuando usted salió de la celda llevaba una cantidad de papeles y papelitos en la mano derecha. (Todavía lo veo, de espalda, alejarse con mis papeles). Esos papeles, supuse y luego confirmé, eran todos mis trabajos escritos hasta ese momento. Entre ellos se fue mi novela manuscrita, que había tenido sólo seis lectores. Supongo que en aquel momento usted tenía órdenes que lo autorizaron u obligaron a quitarme los papeles. Supongo que usted y sus superiores creyeron que en ellos podrían encontrar información significativa para la seguridad de cárcel, o escritos políticos o ideológicos. Supongo que cuando advirtieron que se trataba simplemente de intentos literarios dejaron de preocuparse por lo que mis papeles decían. Tiendo a creer esto último porque no fui sancionado, como era de uso en la institución. No pasó nada. Nunca volví a ver mis papeles, usted nunca volvió a mi celda. Ni siquiera pude averiguar su nombre.

Por si a tantos años de distancia todavía le interesa saber qué resultado tuvo su acción, le confirmo que fue para mí muy doloroso perder aquellos papeles. No es que yo creyera que valían mucho desde el punto de vista estético. Pero se trataba de mi trabajo, de mis palabras, escritas a mano con inmensas dificultades prácticas, y dudas aun más grandes que las dificultades. Aunque le parezca una exageración, en ese momento sentí que usted se llevaba mi vida. Tanto me dolió aquella pérdida. Creí que nunca más volvería a escribir. Pero, por fortuna, el ser humano es terco e iluso. Un año después me obligué a reescribir mi novela.

Sé que mi pedido carece de importancia para usted, para el Ejército, para la sociedad uruguaya, para la historia. La literatura uruguaya existe y existirá sin aquellos trabajos míos. Ni siquiera sé si hoy yo estaría dispuesto a reconocerles algún valor. También sé que es bastante vergonzoso reclamar algo tan insignificante cuando el Ejército no ha devuelto los restos de los compañeros que asesinó en la tortura o ejecutó intencionalmente y enterró sólo el Ejército sabe dónde. ¿Qué significado pueden tener para usted unos papeles viejos frente a la iniquidad de la muerte en la tortura y a las ejecuciones sumarias? Todo esto lo sé, pero no puedo evitar, de vez en cuando, pensar en mi primitiva novela, en mis relatos primitivos, en mis proyectos literarios quizá irrealizables, en mis apuntes de cosas leídas. Tengo a mi favor un argumento que acaso pueda ayudarlo: darme la información que le pido no le exigirá ningún esfuerzo ni compromiso ni significará que usted se arrepiente de lo que su arma le ha hecho a la sociedad. Ni siquiera necesito invocar el derecho a la propiedad intelectual para pedirle algo que, como cualquiera entiende, nunca ha dejado de pertenecerme. Esos papeles eran y siguen siendo míos. Mientras que a usted y al Ejército no le importan nada, a mí, le aseguro, sí, y mucho. Me importan hasta un punto que usted no podría imaginarse ni yo soy capaz de decir.

En caso de que usted todavía conserve mis papeles ¿podría devolvérmelos? Si usted no los tiene ¿me podría decir dónde están o supone que están? Si razones de servicio o personales le impiden ponerse en contacto conmigo, puede informarme de modo anónimo. Es fácil, mi número de teléfono está en la guía y pongo aquí mi dirección electrónica.

Le repito que mi pedido no es una denuncia velada contra usted. Tampoco es una ironía literaria. Se trata de una necesidad íntima: la de recuperar un trabajo que es parte de mi vida. Espero que así lo entienda.

Publicado 13 febrero, 2007 por Anna en LITERATURA Y CONTINGENCIA

NOTICIAS de la PÁGINA del IDIOMA ESPAÑOL   Leave a comment

 

LA PÁGINA DEL IDIOMA ESPAÑOL
EDICIÓN DE FEBRERO DE 2007
http://www.elcastellano.org

IDIOMAS Y COMUNICACIÓN: UNA REVISTA IMPRESCINDIBLE
En los quioscos de periódicos de Buenos Aires es posible hallar, al lado de diarios como Clarín, La Nación y Página 12 una revista sobre… ¡el idioma español! Se trata de Idiomas y Comunicación, una revista editada por el veterano periodista Jaime Marín, quien cuenta en su haber con un largo currículo editorial. La revista sobrevivió como por milagro a la crisis económica que sacudió a la Argentina a comienzos de esta década, y ya está entrando en su séptimo año de vida, divulgando noticias, puntos de vista, enfoques y curiosidades del mundo del idioma. Ofrecemos aquí una entrevista exclusiva que el editor nos concedió en un bar de Buenos Aires, bajo un fondo musical de tango.

LA COMPLEJIDAD LINGÜÍSTICA DE NUEVA YORK
José Delvalle analiza en profundidad las características del habla en el multifacético mosaico étnico de Nueva York, una verdadera babel en la que se hablan por lo menos cincuenta lenguas entre las cuales el español descuella como la más empleada después del inglés. Entregamos hoy el primero de los cuatro capítulos de este trabajo.

 
CARTA DE UN ESCRITOR A SU EX CARCELERO
El laureado escritor uruguayo Carlos Liscano escribió su primera novela en la cárcel, donde estuvo recluido durante la dictadura, pero un ignoto oficial del ejército se llevó en una requisa el texto manuscrito cuyos únicos lectores habían sido hasta entonces seis compañeros de reclusión. La obra fue reescrita y publicada años más tarde en Montevideo, pero el narrador siempre sintió que ya no era exactamente la misma… Un cuarto de siglo después de la requisa, en 2007, Liscano publica en la prensa una carta dirigida al anónimo carcelero, en la que le pide la devolución del original sustraído.

EL PAPEL DE LOS LOCALISMOS EN UNA LENGUA INTERNACIONAL
André Moskowitz aborda ―desde una perspectiva descriptivista― el papel que desempeñan las voces y giros regionales, así como los extranjerismos, en una lengua internacional como es hoy el español. El autor afirma que el uso de estos vocablos no denota empobrecimiento del idioma sino que, por el contrario, ellos «son señales de enriquecimiento, destreza y aun, virtuosismo lingüístico».

PROSODIA: SOBRE VARIANTES REGIONALES
El escritor y ensayista español Amando de Miguel contesta ―en el tono ameno y accesible que caracteriza sus escritos― preguntas de lectores de varias regiones hispanohablantes, sobre ciertas variantes de pronunciación que se oyen en España y en Hispanoamérica.

CERRÓ LA LIBRERÍA HISPANOAMERICANA DE PARÍS
Acaba de cerrar sus puertas la emblemática Librería Hispanoamericana de París, que desde mediados del siglo pasado fue un bastión de la cultura española y latinoamericana en la capital francesa. Verdadera casa de las letras en lengua castellana, la vieja librería de la calle Monsieur-le-Prince sucumbió al alza de los alquileres, pero también a la venta de libros por internet y al fotocopiado ilegal de obras.

GOOGLE: ¿HACIA EL FIN DE LOS LIBROS Y DIARIOS DE PAPEL?
El director de la Biblioteca Nacional de Francia, Jean-Noël Jeanneney, cree que el proyecto de digitalización de libros de la Unión Europea, debe distinguirse de la iniciativa similar de Google, pero critica acerbamente la práctica del buscador estadounidense de introducir anuncios publicitarios en sus textos. Jeanneney señala la escasa presencia en los libros digitalizados por Google de textos en lenguas diferentes del inglés.

Source: MSN Hotmail – Mensaje

Publicado 5 febrero, 2007 por Anna en LITERATURA Y CONTINGENCIA