*LEFTRARU. HALCÓN VELOZ. (Neruda. La educación del cacique. Canto General. 1939).   Leave a comment

Lef traru
(Halcón veloz)

(Lautaro)
(1534 – 29 de abril de 1557)
Se acerca el 29 de abril, el mes en que rendimos homenaje a nuestro antepasado Leftraru recordando el día de su fallecimiento en la batalla de Peteroa.
Leftraru fue educado en el kimün (conocimiento), el azmapu (manera de vivir mapuche), el ngülam (el discurso intrafamiliar) de nuestros antepasados y la sabiduría de nuestros ancestros que prepara para sufrir impasibles el rigor de la Ñuke Mapu, madre naturaleza. Adaptarse a soportar el frío, el calor, el cansancio.
El sentimiento de pertenencia a la Mapu, a la tierra tal como nosotros.
Leftraru es un modelo para su pueblo por su actitud de respeto a las enseñanzas de sus mayores y porque honraba nuestra Mapu y a sus hermanos. Era serio en dar la reverencia a sus padres y abuelos porque sabía de dónde venía pues conocía su küpan, su küpalme.
Era brillante y veloz por eso se le puso ese nombre y se lo seleccionó por los ancianos para conocer a esos extraños invasores tan diferentes tanto física como culturalmente que eran conocidos como wingka, los españoles.
Aunque se dice que fue tomado prisionero por los españoles, nuestro toki Leftraru fue voluntariamente a aprender de los wingka para poder conocerlos por dentro.
Leftraru vivió entre los españoles y llegó a ser el guarda y cuidador de los caballos seleccionados que usaban los capitanes y el mismo gobernador Valdivia (el caballo, lo más valioso del español en la guerra de Arauco).
Cuando hubo cumplido su aprendizaje, volvió de su misión y por nuestros mayores fue elevado al cargo de toki junto con Kewpulikan (Caupolicán) ya que se sabía de su aprendizaje.
Por eso Leftraru fue capaz de desarrollar mecanismos de defensa que no se habían visto antes y que forman parte de la evolución de nuestro pueblo en su paso por la Mapu. Con esa capacidad de estratega formó un gran ejército
que fue el terror de los conquistadores

Este bello poema de Pablo Neruda hace una reminiscencia de la educación y altos valores del pueblo mapuche.
Educación que podemos ver en nuestros padres y que nuestros hijos verán en nosotros porque somos un pueblo que lleva una trayectoria a través de milenios y sus enseñanzas son las que reconocemos y que muestran el buen vivir entre hermanos, con la Mapu, con los animales y con los elementos y los seres en general.
La sabiduría de nuestros antepasados es poesía pura.
Feley.
Mapuche ta inchiñ.

Neruda vivió en la Mapu.
Cuando Temuko solo tenía 19 años de fundación.
Era un campamento fronterizo.
Por eso el poema no deja de ser un diálogo con la historia.
Disfrutemos del poema…
___________________________________________________

EDUCACIÓN DEL CACIQUE – Pablo Neruda (CGN, IV, IX), 1950.

Lautaro era una flecha delgada.
Elástico y azul fue nuestro padre.
Fue su primera edad sólo silencio.
Su adolescencia fue dominio.
Su juventud fue un viento dirigido.
Se preparó como una larga lanza.
Acostumbró los pies en las cascadas.
Educó la cabeza en las espinas.
Ejecutó las pruebas del guanaco.

Vivió en las madrigueras de la nieve.
Acechó las comidas de las águilas.
Arañó los secretos del peñasco.
Entretuvo los pétalos del fuego.
Se amamantó de primavera fría.
Se quemó en las gargantas infernales.
Fue cazador entre las aves crueles.
Se tiñeron sus manos de victorias.
Leyó las agresiones de la noche.
Sostuvo los derrumbes del azufre.

Se hizo velocidad, luz repentina.

Tomó las lentitudes del otoño.
Trabajó en las guaridas invisibles.
Durmió en las sábanas del ventisquero.
Igualó las conductas de las flechas.
Bebió la sangre agreste en los caminos.
Arrebató el tesoro de las olas.
Se hizo amenaza como un dios sombrío.
Comió en cada cocina de su pueblo.
Aprendió el alfabeto del relámpago.
Olfateó las cenizas esparcidas.
Envolvió el corazón con pieles negras.

Descifró el espiral hilo del humo.
Se construyó de fibras taciturnas.
Se aceitó como el alma de la oliva.
Se hizo cristal de transparencia dura.

Estudió para viento huracanado.
Se combatió hasta apagar la sangre.
Sólo entonces fue digno de su pueblo.

Nota: Ignacio Kallfükura

Grabado: Leftraru de Santos Chávez

Publicado 21 marzo, 2010 por Anna en CULTURA MAPUCHE, POESÍA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: