* REFLEXIONES QUE AL CASO VIENEN   1 comment


REFLEJOS CONDICIONADOS


 

El neurólogo ruso Iván P. Pávlov desarrolló la teoría del reflejo condicionado junto con su colega ruso Vladimir M. Bechterev. Pávlov, que en un principio lo denominó “secreción psíquica”, observó que la salivación provocada en los perros al oler el alimento se podía producir ante un estímulo que nada tenía que ver con comida, pero que había sido presentado constantemente a la hora de comer. La salivación del perro ante un pedazo de carne es un reflejo innato o incondicionado, pero si se hace sonar una campana en el momento en que el perro recibe la carne, después de varias ocasiones éste salivará sin necesidad de olerla. Bastará el sonido de la campana para provocar en el animal un reflejo condicionado.

(www.geocities.com/psicoresumenes/public/ReflejoCondicionado.htm)

No sólo amarradas y bien amarradas quedaron las leyes y la institucionalidad de la dictadura, el miedo como mecanismo de control social -que no es patrimonio exclusivo de las tiranías- es tal vez el amarre más complicado de desatar. Con mayor razón aún si, por acción u omisión, los gobiernos que se han sucedido bajo el signo de la Concertación no sólo no demuestran ninguna voluntad política de terminar con este control sino que a su vez lo usan con eficiencia.

Estas leyes escritas sólo en el subconsciente colectivo, no requieren de tribunales ni acción policial para ser respetadas, basta que se active el estímulo correspondiente para que esta Constitución intracerebral desparrame sus preceptos por el sistema nervioso de la nación.

Los ejemplos abundan y es sólo cuestión de observar con atención para ver cómo actúa el mecanismo. Basta un titular en algún diario del duopolio, de un editorial o de una portada, dependiendo del sector de la población que debe recibir el estímulo… o en los casos más clamorosos de un cóctel bien combinado de prensa, radio y televisión.

No seamos tan presuntuosos como para creer que esta situación es patrimonio de Chile ni invención de los cerebros de la dictadura, pero en nuestro país ha tenido particular éxito. No se explica de otra manera la pasividad nacional frente a hechos como que los sistemas de salud, previsión y educación continúen, con maquillajes más o menos patéticos, siendo un jugoso negocio privado pese a los altísimos porcentajes de rechazo a la gestión privada que todas las encuestas revelan (y que rara vez la prensa publica).

Algunos ejemplos:

El paro del transporte. Al margen de las razones coyunturales reveló dos amarres de los que no se habla, el del miedo reflejo y la evidencia de que la dictadura dejó a Chile a merced del gremio de los transportistas, no teniendo el Estado ninguna capacidad de asegurar a la población la libre circulación de cargas, mercancías y abastecimiento por el territorio nacional (¿no sería materia de discusión en el Consejo de Seguridad Nacional?)

La majadera campaña del terror en torno a la seguridad ciudadana, campaña cardinal en crear los mecanismos de control social por el miedo a nivel mundial. Muchísimas más víctimas fatales (y secuelas sin resultado de muerte) que la delincuencia, dejan los accidentes del tránsito, sin embargo los esfuerzos informativos (o de manipulación de la opinión pública) y económicos en torno a la difusión y combate de esta lacra social no tienen parangón frente al esfuerzo gigantesco por instalar la delincuencia y la sensación de inseguridad ligada a ella, como una de las preocupaciones fundamentales de la población.

Igual cosa sucede con los recursos informativos y económicos invertidos en destacar las carencias en los servicios públicos, especialmente educación, salud, previsión y vivienda, frente al ocultamiento casi sistemático de los abusos que el sector privado comete permanentemente con la población en estos y otros campos de los servicios básicos que, se supone, son derechos fundamentales de los ciudadanos.

La sospechosa campaña del terror en torno a la energía. Que duda cabe que la energía es un tema estratégico nacional y como tal debe ser discutido por la Nación y no impuesto de acuerdo a los intereses de las multinacionales ni de determinados y poderosísimos sectores productivos.

Se sabía desde Enero que el 2008 no sería un año de sequía, sin embargo hemos asistido a un montaje mediático impresionante, en el que las conclusiones, y los esfuerzos informativos, económicos y organizativos, no estuvieron dirigidos en lo central a paliar la situación pasajera de sequía y sus consecuencias en el agro, con las secuelas de caros precios al público y daños a las exportaciones.

Se ocultó que las lluvias llegarían tarde, pero abundantes al extremo de provocar inundaciones y penurias para la población (como está sucediendo en todo el mundo) para utilizar esa sequía sabidamente pasajera en función de crear pánico en torno a una supuesta escasez futura de energía eléctrica, esto con el fin de favorecer elecciones energéticas favorables a las multinacionales y no al interés nacional. Se ocultó que los problemas con la generación termo eléctrica y los recursos energéticos ligados al gas argentino son producto de malas elecciones en política energética en el pasado reciente. Se oculta que quienes se oponen a los megaproyectos hidroeléctricos en Aysen no se oponen al uso de la energía hidroeléctrica, sino que se oponen a esos obsoletos megaproyectos que hacen al país vulnerable y atrasado en su infraestructura de generación eléctrica. Se oculta que con la venta de Endesa a los capitales multinacionales se entregó al mercado el derecho (sagrado) del país a la soberanía sobre una parte del territorio que son sus ríos.

Se desinforma acerca del conflicto Mapuche, de los conflictos sindicales, sobre las manifestaciones populares, de los intentos por revertir la propiedad de los chilenos sobre la riqueza nacional, el cobre. En cada caso se activa oportunamente el estímulo que comunica el miedo a la sociedad, el impulso que paraliza, que aísla, que impide la interacción de los chilenos en función de sus propios intereses, de los intereses de las grandes mayorías que asisten mirando por las ventanas el festín de unos pocos.

Se oculta y se resalta, se informa y se desinforma de acuerdo a la respuesta que se quiere obtener. ¿Quien enciende las señales, toca las campanas, hace los gestos que preceden la descarga eléctrica? La respuesta no requiere de mucha imaginación, la tenemos cada día en nuestras pantallas de TV, la vemos colgada en los kioscos de todo el país. A los que no vemos es a los que determinan cuándo y con que intensidad se desata el reflejo condicionado.

¿Que antídotos podría tener la sociedad chilena frente a estos chips subcutáneos activados a distancia? El remedio es un cóctel de Democracia, Prensa Libre y periodismo digno, tribunales de Justicia realmente independientes e instituciones transparentes. No haría mal, desde mi punto de vista, una dosis de Izquierda que a la buena memoria agregue imaginación, agilidad, juventud, modernidad e intransigencia ética.

La gran inversión que Chile necesita no es en el pozo sin fondo de los parches a la herencia de Pinochet. Chile necesita invertir en Libertad, en pagar los costos que significa ser una República de verdad.

.

Jorge Coulon

Publicado 11 junio, 2008 por Anna en Sin categoría

Una respuesta a “* REFLEXIONES QUE AL CASO VIENEN

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Mi estimada amiga, si, siiii; estimada pues otra persona que hace las veces de cordón umbilical entre nos, se encargo de que asi fuera contandome lo justo pero verdaderas maravillas como persona, dicho esto, primero de todo mi agradecimiento por tu comentario en mi blog, que no tanto por la visita, haberrrr, por la visita tambien pero quisiera manifestar que para este servidor el comentario extenso y planteando interrogantes para mi es de mucho mas provecho, bien; en cuanto a esta post te dire lo mismo que en billar, la retruco del mismo sentir que el mio, pues temas diferentes pero concatenados en la misma dirección, es decir, la manipulación de las tribus con y para la consecución de cualquier objetivo, siempre un  placer leerte y, por cierto creeme a mi, que al menos escribo sin animo de lucro por lo tanto sin seguir el libreto de nadie, además de haber dedicado muchas horas de lectura para concluir en mi publicacion, un beso, … (Alexis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: