**PUEBLOS ORIGINARIOS DE AMERICA Y SUS LENGUAS… SE EXTINGUEN / continuación de la entrada anterior   Leave a comment

LA LLEGADA DE LO BLANCO
1492
PINTURAS DE PATRICIA ISRAEL / CHILE
 


En busca de las Indias


La llegada de lo Blanco


La 1ª mirada de asombro


Antes los tenían por llegados de los cielos

La mitad de las 1.500 lenguas y dialectos
indígenas que   existían a la llegada de los españoles a América ha ido
desapareciendo a lo largo de los últimos cinco siglos,
Sin
embargo, a diferencia de lo que sucedió en el caso del inglés o del
francés, muchas palabras amerindias quedaron definitivamente
incorporadas como préstamos al léxico del idioma español, Ello se
debió, probablemente, a que los conquistadores españoles se mezclaron
con los pueblos originarios de América, lo que dio lugar al mestizaje
de razas, lenguas, culturas y creencias, señala este investigador
chileno.
La mayor aportación de las
lenguas indígenas al español se plasmó en una herencia léxica que
refleja la visión del mundo que tenían los pueblos originarios.
Un
ejemplo de ello es el nombre de Chile (derivado de "chili", un pájaro
parecido al tordo), que es una de las 70 palabras de la fauna autóctona
que junto a otras 115 palabras de la flora local se han integrado en el
español procedentes de las lenguas aborígenes de este país austral.
"El léxico indígena incorporado al español pone de manifiesto el carácter mestizo de América"
Aunque
en las lenguas amerindias una palabra a veces equivale a una frase
completa de un idioma europeo, su influencia no modificó la estructura
Lenguas.
Las principales familias de las lenguas amerindias son arahuacana, caribe, mayas, yutoazteca, quechua, tupiguaraní y mapuche,
A
la familia arahuacana pertenecen 126 lenguas y dialectos que se hablan
desde la península de Florida, en Estados Unidos, hasta la Patagonia,
entre las que figura el taíno, que proporcionó la primera palabra
aborigen incorporada al español -canoa-, junto con otras como hamaca y
guacamayo.
De la rama caribe perviven
actualmente medio centenar de lenguas que han legado palabras como
cacique, caníbal y colibrí y que cuentan con apenas 40 mil hablantes
repartidos por las Guayanas, Surinam, Venezuela, Brasil y Colombia.
El
maya se subdivide en una veintena de dialectos que se hablan en México
y Centroamérica, en tanto que la familia yutoazteca abarca 16 lenguas,
la más importante de las cuales es el nahuátl, con un millón y medio de
hablantes en México, y que ha legado voces como aguacate, cacahuate,
chicle o tiza.
El grupo quechua abarca
60 lenguas muy distintas entre sí y algunas de ellas ininteligibles,
que son habladas por diez millones de personas que habitan en Perú,
Ecuador, Colombia, Bolivia, Argentina y Chile.
Las
lenguas quechuas han hecho una gran aportación de préstamos al español,
como mama, papa, cóndor, chirimoya, mate, puma y vicuña.
Del
grupo del tupiguaraní, que posee unos 40 dialectos, proceden voces como
jaguar, en tanto que a la familia mapuche pertenecen guata (panza),
poto (nalgas), pino (pajitas de cebada o trigo) o pololo (mosca que
revolotea, de donde viene el chilenismo pololeo, que quiere decir
noviazgo).
* Gilberto Sánchez,es
profesor de lingüística de la Universidad de Chile, ha estudiado en
profundidad idiomas antiguos, como el latín y el griego, y otros
modernos, como el inglés, el alemán, el ruso, el árabe, el chino y el
húngaro, así como las lenguas aborígenes, especialmente el mapuche, el
quechua y el aymara
Más opiniones
.
Pero no todos lo ven así. "La extinción de lenguas es un fenómeno
consustancial con la existencia misma de ellas, y ha venido sucediendo
desde que el hombre emitió su primer sonido con valor lingüístico",
dice José Luis Moure, filólogo de la Universidad de Buenos Aires.
"No
estoy tan seguro de que la muerte de una lengua implique necesariamente
la desaparición de la cosmovisión que conlleva, porque sus hablantes
nunca dejan de hablar (a menos que los extermine una enfermedad o un
genocidio) sino que, después de un periodo de bilingüismo, adoptan otra
lengua que les resulta más útil por su mayor inserción en el mundo",
apunta.
En contraste, Gustavo Solís,
lingüista peruano experto en lenguas vernáculas y autor de estudios
sobre el tema en la Amazonia, afirma que "no hay nada en las lenguas
que diga que deba desaparecer una y mantenerse otra".
"Toda
desaparición de lengua y cultura es una tragedia mayor de la humanidad.
Cuando ocurre, se extingue una experiencia humana única e irrepetible",
asevera Solís.
Según este
especialista, hay experiencias que indican que es posible planificar la
revitalización de lenguas para que no mueran, pero que los esfuerzos
que se hacen en América Latina y el Caribe son aún pequeños.
Cuando
llegaron los europeos a América, en el siglo XV, había entre 600 y 800
lenguas sólo en América del Sur, pero con el proceso colonizador "la
inmensa mayoría desapareció y en este mismo momento, hay lenguas en
proceso de extinción por el contacto desigual entre la sociedad
occidental y algunas sociedades indígenas", expresó.
Fernando
Nava, director del gubernamental Instituto Nacional de Lenguas
Indígenas de México (Inali), señaló que las lenguas desaparecen por
evolución natural, lo que es entendible, o por la presión cultural y
por la "discriminación" que sufren sus hablantes.
Es
contra la segunda causa que muchos gobiernos, agencias internacionales
y académicos enfocan sus esfuerzos, pues se trata de algo inaceptable,
declaró. En este campo, en América Latina y el Caribe estamos apenas
transitando por una etapa de "sensibilización", opinó.
Según
la UNESCO, la mitad de las lenguas existentes en el mundo podría
perderse dentro de "pocas generaciones", debido a su marginación de
internet, presiones culturales y económicas, y el desarrollo de nuevas
tecnologías que favorecen la homogeneización.
El
organismo difundirá en mayo un amplio estudio sobre las lenguas en la
Amazonia, varias de ellas habladas por muy pocos individuos, con lo que
aspiran a llamar la atención sobre el fenómeno.
En
las selvas amazónicas sobreviven pueblos indígenas aislados, que se
niegan a tener contacto con el mundo occidental y su "progreso". Suman
unas 5 mil personas pertenecientes a varias etnias, entre ellas los
tagaeri en Ecuador, los ayoreo en Paraguay, los korubo en Brasil, y los
mashco piro y ashaninkas en Perú.
De
acuerdo con Roberto Stavenhagen, relator especial de la ONU sobre
Derechos Humanos y Libertades Fundamentales de los Indígenas, esos
nativos enfrentan un "verdadero genocidio cultural".
"Me
temo que en las circunstancias actuales es muy difícil que sobrevivan
muchos años más, pues el llamado desarrollo niega el derecho de esos
pueblos a seguir siendo pueblos", ha dicho.
Para
garantizar que la diversidad lingüística se mantenga, la comunidad
internacional acordó en los últimos años una batería de instrumentos
internacionales, y expertos organizan periódicas citas donde analizan
el tema.

OJALA – digo yo – NO SE QUEDEN EN EL MERO ANÁLISIS

CON ESPERANZA Y LUCHA POR AQUÉLLO

Publicado 26 abril, 2008 por Anna en PUEBLOS ORIGINARIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: