* DISCURSO DE EX PRESA POLÍTICA DE VILLA GRIMALDI / 08 MARZO   Leave a comment

 

 

 

DISCURSO PRONUNCIADO POR ALEJANDRA HOLZAPFEL EL 8 DE MARZO 2008 EN LA VILLA GRIMALDI EN EL DIA INTENACIONAL DE LA MUJER

 

Compañeras y compañeros Amigas y amigos:

Detenerse en nuestras vidas este 8 de marzo, es crear un espacio para mirarnos, reconocernos y asumir nuestras tareas pendientes.

Como lo hicieron nuestras madres y abuelas cuando salieron a las calles marchando contra la guerra y contra el militarismo en plena guerra mundial, o cuando se organizaron para enviar ayuda a los combatientes republicanos en España.

Y así, en la lucha, las mujeres chilenas y latinoamericanas se fueron organizando para luchar por sus propios derechos.

Madres y hermanas desarrollaron un dificultoso recorrido para insertarse e influir en todos los niveles de la vida pública, transitaron en cada momento de nuestros procesos históricos con la mirada puesta en una sociedad más justa.

Así llegamos a los anos 70 con nuestros cantos de entusiasmo, con nuestro trabajo diario, en la esperanza de cristalizar nuestros sueños de una patria digna y solidaria.

En el día de hoy 8 de marzo, nos reunimos en esta Villa Grimaldi, Parque por la Paz, para mirarnos en la fuerza de nuestras hermanas caídas en la lucha, desparecidas o asesinadas por la dictadura.

No silenciemos el sueño que fue segado.

No silenciemos el porqué fueron asesinadas, desaparecidas, perseguidas, detenidas o torturadas.

En la reciente huelga de hambre de nuestra hermana mapuche Patricia Troncoso Robles, está el legado de esa decisión de lucha, de Diana Aaron, Marta Ugarte…. y tantas otras mujeres que llenan las murallas silentes de la Villa Grimaldi y de cualquier campo de exterminio en nuestra patria. Patricia resistió todas las formas de violencia impuestas, y con ella recuperamos nuestra confianza en la lucha.

Compañeras y compañeros:

Fui detenida el 11 de diciembre de 1974. Maniatada y con los ojos vendados me trajeron a esta Villa Grimaldi conocida como Cuartel Terranova.

Mis secuestradores y torturadores fueron Basclay Zapata, Laureani Maturana, Krassnoff Marshenko y el guatón Romo.

Durante 5 días estuve en este siniestro lugar y luego fui trasladada a otra Casa de Tortura: la Venda Sexy.

Las torturas que sufrí­, y el recuerdo de las compañeras con que compartí­ esta pesadilla que nos desgarraba la vida, me dieron la fuerza para, 30 anos mas tarde tener la entereza y dignidad de enfrentarme cara a cara con nuestros secuestradores en un tribunal de justicia chilena.

Encare su cinismo y cobarde negación de los atropellos y violaciones a las que fuimos sometidas, pensando que mi denuncia era un acto de justicia con mis camaradas que ya no están para reconocer y acusar a los culpables.

Por la constante presión de las organizaciones de Ex Presos Políticos, de Familiares de Detenidos Desaparecidos, de Familiares de Ejecutados Políticos, logramos que el sistema judicial se abriera a la revisión de las causas de violación de los Derechos Humanos en Chile. Sin embargo los procesos han sido tibios y cautelosos, y las condenas han resultado mínimas en relación a tanta atrocidad cometida.

Amigos y amigas, compañeras y compañeros:

Mirémonos francamente a los ojos, siguiendo el ejemplo de quienes honramos, y levantemos nuestra voz:

Denunciemos con fuerza la impunidad del sistema que protege a los violadores de los Derechos Humanos.

Denunciemos las ataduras que nos impone el modelo neoliberal en Chile, las aberrantes y sutiles formas que adquieren la impunidad laboral, la impunidad de los medios de comunicación, la impunidad de la discriminación económica, social, étnica y sexual.

Denunciemos el planificado y siniestro genocidio contra la nación mapuche, y la insaciable depredación de nuestros territorios por las empresas transnacionales.

Denunciemos el avasallamiento de nuestra cultura e identidad.

Derribemos los muros del silencio.

Denunciemos el aislamiento informativo en que nos encontramos con respecto a las grandes aspiraciones de los pueblos americanos en este siglo XXI. Los caminos de lucha de nuestros hermanos en Bolivia, Argentina, Venezuela, Cuba, Brasil, Nicaragua, Ecuador.

Les invito a mirarnos para ver en el fondo de nuestros ojos la suplica desesperada de nuestro continente.

Despojémonos de la anestesia neoliberal con su baratija consumista, espejitos de colores de los neoconquistadores.

La libertad de las mujeres es la libertad de sus pueblos.

La noticia que llego esta semana desde la frontera de Ecuador con Colombia fue estremecedora. La acción terrorista del gobierno de Uribe ha colocado a la región andina sobre un potencial volcán, que si estalla, causaría la más terrible de las tragedias.

El Plan Colombia es una realidad. En complicidad con EEUU se han instalado en territorio colombiano tres bases militares estadounidense que comprometen directamente la paz de nuestra región.

Los pueblos de América Latina no podemos permitir que se instale en nuestro continente un nuevo Israel.

Como latinoamericanos debemos luchar, como nuestras hermanas a las que hoy rendimos tributo, para que prevalezca la paz en nuestro continente.

Rescatemos valores que son nuestros, transmitámoslo a nuestras hermanas y hermanos, a nuestros hijos e hijas: dignidad, compromiso, denuncia, solidaridad, propuesta.

No nos reunimos un 8 de Marzo solo para poner una flor en la tarja de los caídos.

No venimos a rendir homenaje a la imagen de mujeres vencidas.

Ninguna de nuestras hermanas caídas durante las dictaduras de Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y el resto del continente, se rindió ante la bota militar.

Las de Punta Carretas como las de la Escuela Mecánica de la Armada, como las de Villa Grimaldi, Tejas Verdes o Tres Álamos lucharon en las calles, en los sindicatos, en las universidades, en las cárceles, durante la tortura y hasta cuando estuvieron de mano con la muerte.

Quiero terminar estas palabras con el testimonio de un compañero del Campo de Prisioneros de Tejas Verdes, refiriéndose a su hermana detenida, tras las alambradas, en el pabellón de mujeres:

"Un día la escuchamos cantar con otras compañeras el Himno de la Alegría…

Escucha hermano la canción de la alegría

el canto eterno del que espera un nuevo día

ven canta sueña cantando vive soñando el nuevo sol

en que los hombres volverán a ser hermanos…

"sus voces entonadas revolotearon en la atmósfera de terror instalada por la dictadura entre alambradas y castigos constantes.

"El canto de nuestras compañeras nos reconfortaba, nos transmitían su fuerza y valentía, su estado anímico y la entereza con que ellas estaban enfrentando al enemigo.

"Era una señal de disposición de seguir adelante nuestra lucha en condiciones totalmente desfavorables y adversas frente a este enemigo cruel y sanguinario."

Compañeras y compañeros

Amigas y amigos:

Nos sobran motivos para seguir luchando en la batalla por la recuperación de nuestra memoria. Aunque nuestras visiones sean divergentes, tenemos que unir nuestras voluntades.

En este sentido, solicitamos apoyar el proyecto fundacional del Museo de la Memoria, invitándoles a incorporarse con el aporte de sus testimonios. Este museo será de todos, pues el respeto por la humanidad es nuestro patrimonio cultural mas preciado.

No traicionemos el ejemplo de nuestras hermanas.

Honremos la memoria de esas mujeres que cayeron con un clavel de esperanza derramándose en sus labios.

Y a aquellas que más allá del sufrimiento y la tortura sobrevivimos y seguimos creyendo en la vida.

 

PARQUE POR LA PAZ  "VILLA GRIMALDI"

 

Villa Grimaldi es una extensa propiedad ubicada en las laderas precordilleranas de la comuna de Peñalolén en la ciudad de Santiago de Chile. Este inmueble es trágicamente famoso por haberse convertido durante la dictadura militar de Augusto Pinochet en uno de los más grandes centros de detención y tortura.

 

Antiguo Portón

Entrada

Parrilla / Sala de torturas

Plaza

Guardia de detenidos

Patio de los Abedules

 

        

Placa Recordatoria

 

Con el "regreso de la democracia" en 1990, el gobierno de Patricio Aylwin denuncia las irregulares transferencias de la propiedad de Villa Grimaldi. Recuperada la posesión del inmueble, el gobierno la destina en 1995 a crear el "Parque por la Paz Villa Grimaldi". Inaugurado el 22 de marzo de 1997, se le rindió homenaje a todos los caídos y torturados que pasaron por ese lugar. En particular se destacó la labor del sacerdote José Aldunate, gran defensor de los derechos humanos durante la dictadura militar. El padre José Aldunate recibió las llaves de lo que fue el antiguo portón del centro de detención.

Gran parte de su trágica historia se encuentra relatada en el informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación. El 27 de abril del año 2004 el recinto fue declarado Monumento Histórico Nacional por el gobierno de Ricardo Lagos.

La Presidenta de la República Michelle Bachelet, – quien junto a su madre fuera una de las tantas prisioneras recluida aquí – asistió el 14 de octubre del 2006 a la inauguración del “Teatro por la Vida”, en el Parque por la Paz Villa Grimaldi. Comuna de Peñalolen. La mandataria hizo un íntimo recorrido por los espacios que sirvieron de celdas para mujeres, y por el lugar conocido como "la torre", adonde eran llevados los detenidos que luego "desaparecían".

En su discurso, Bachelet se mostró emocionada y declaró su orgullo de "ser el primera Presidente en visitar Villa Grimaldi" y reiterando su compromiso de "que en el país nunca más" ocurran hechos como los que se vivieron en el recinto.

El 10 de marzo del 2007 se inauguró un jardín de rosas, junto a una pequeña fuente de agua. Estas rosas recuerdan a las que existieron en la antigua casa y que las internas podían sentir su presencia sólo por su aroma. Junto a las rosas se colocaron los nombres de las 36 mujeres detenidas desaparecidas o ejecutadas que estuvieron en Villa Grimaldi. En la ceremonia se nombró a cada una de ellas, sus familiares y amigos fueron los encargados de colocar los nombres de estas mujeres junto a las rosas.

El año 2004 se rescataron desde la bahía de Quintero un grupo de rieles, quien encabezó este rescate fue el en ese entonces juez Juan Guzmán Tapia. Estos rieles fueron testigos de la desaparición forzada de personas, porque luego de ser detenidos en centros como Villa Grimaldi los agentes amarraban los cuerpos de los detenidos a rieles para ser lanzados al mar. Estos rieles rescatados se encuentran actualmente en Villa Grimaldi. El 5 de mayo del 2007 se inauguró un módulo de exposición donde se pueden apreciar estos rieles.

 

Auditorio

Publicado 10 marzo, 2008 por Anna en POLÍTICA CONTINGENTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: