PARA “ESAS” MUJERES   2 comments

 

Generaciones de mujeres "fuertes"

 

 Aquí están, pisando los 50  y algunas esquivando los no muy lejanos 60.

Todavía con los resabios de esa juventud que suspiraba con Julio Iglesias, unas u otras que amparaban bajos sus lágrimas a esa Lucía de SERRAT que envidiaban con exquisita ternura por aquello de "… si alguna vez después de amar amé…"

Las que defendieron a ultranza –  aún so pena de no poder asistir al próximo "asalto o malón" programado –  el largo diminuto de sus faldas o sus estrafalarias (para sus viejos) vestimentas"hippies"

Las que llevaban el pelo largo y muy lacio y si no lo tenían, hacían que fuese bien lacio utilizando el medio que fuera necesario, y hasta se ponían una cinta a la manera de vincha india y salían a la calle a debatir a Sartre las más comprometidas o defender la pelea Beatles vs Stones las menos intelectuales.

 Esas que soñaban como Susanita con el príncipe azul, o defendían a la utópica Mafalda por sus reclamos, expresiones y postura frente a la vida y a la injusticia

Aquellas que eran en apariencia la incoherencia con forma de mujer  y que no sabíamos que bajo su piel se estaba engendrando la "generación de las mujeres más fuertes que pisaran el planeta".

Soñaron con el príncipe azul y a la vez caminaron con paso firme y altivo las Universidades admirando al Che y siguieron sus pasos

 Amaron con todas sus fibras y con cada parte de su ser  y a la vez predicaron la "libertad".

 Y en medio de todo eso crecieron, dejaron la adolescencia en un arcón del altillo, entraron a la juventud con los miedos de las feroces dictaduras y las traiciones de los "supuestos contestatarios".

 Revolucionaron a tías, abuelas y parientes con sus ideas libertarias, feministas – ó más bien ultra femeninas –  y sus manos plagadas de anillos y sus cuellos rodeados de cadenas y dijes pacifistas por doquier.

 Y así se encontraron con el príncipe azul… el que después de muy poco tiempo…  destiñó, pero ellas insistieron con los más variados productos que la tecnología podía darles, para conservar el azul que las había enamorado.

 Tuvieron hijos y se sometieron a veces a cortar sus ideales universitarios, otras a insistir con ellos a costa de noches insomnes salpicadas con sus compromisos laborales y a veces políticos y cumplieron con todos los deberes a rajatabla.

 Sostuvieron a sus "príncipes azules" en los avatares de la vida y recogieron los pedacitos de ellos cada día cada noche cada momento, mostrándoles que allí estaban ellas para solidarizar, apoyarlos y ayudarlos en lo que sea y como sea.

 Soportaron infidelidades y a veces también se animaron a practicarlas, siempre sabiendo que la verdad pasaba por otro lado y tuvieron la grandeza de salir de todo – con cicatrices -, pero siempre mirando para adelante, igual que cuando defendían a ultranza el largo de sus polleras o la injusticia social.

 Lucharon y luchan contra el temido paso del tiempo, y lo hacen con dignidad – algunas – , dándoles la bienvenida a las primeras arrugas y hasta a veces defendiéndolas a capa y espada porque son las "señales" de sus vivencias en toda su magnitud.

 Se volvieron las "minas cancheras" que se enfundan en el mismo jeans que las adolescentes y hasta a veces le hacen frente a las comparaciones y suelen salir airosas y sonrientes de ellas.

 Amaron, sufrieron, se cambiaron el color  y largo de pelo cuantas veces quisieron y otras cuando la depresión, las separaciones, las angustias, los sinsabores, las decepciones, se imponían.

 Criaron a sus hijos con libertad y aire compañero.

Lloraron en la puerta de los jardines de infantes, en las primeras fiestas escolares.

Se sintieron satisfechas de la labor hecha o se aterrorizaron cuando los vástagos transitaban el final de la secundaria  y empezaban a decidir sus destinos.

  Y hoy están allí, cancheras, abriendo ventanas cuando los sofocones las atacan, arrasando muchas con algún "supuesto paliativo" (consumista) cuando "otras" depresiones las someten, y saliendo sin cicatrices porque solo ellas saben de verdad que la vida… pasa por otros lados.

 Son a las que los hijos les responden que…"no saben nada", pero que también admiran.

Las que son descalificadas por sus "adolescentes eternos", las que arden de furia cuando les dicen que están "gorditas" o que deberían cortarse el pelo.

 Pero son las mismas, con un cuerpo que cambió y una historia de vida recorrida con todo el apasionamiento que fueron acumulando desde que se calzaron aquellos Hot Pants o pelearon en las calles por sus derechos.

 Las que todavía recogen los pedacitos de sus amores y se aprestan a armarlos nuevamente o siguen soñando con un mundo mejor cada día… son "la generación de las mujeres fuertes".

 Y están preparadas para recibir a esos primeros nietos y contarles que ellas fueron las que abrieron el camino para que hoy, sus hijos y tantos otros  disfruten de "la libertad", y que ese que suena lejano es Bob Dylan al que ellas también escuchaban y admiraban.

 Saludémoslas y agradezcamos que existen y que hicieron que este mundo sea un abanico de Mick Jagger, Paul Mc Cartney, mezclado con Serrat, Silvio Rodríguez o George Brassen y todavía suspirando por las canciones del Nano.

Saludémoslas porque vieron como se llevaron a su compañero .. y nunca volvió y ella siguió adelante y luchando por Verdad y Justicia

Que blandieron las banderas de la "independencia femenina" sin dejar de empuñar el arma más mortal si alguien roza la piel de los suyos.

Saludémoslas por el lugar que han alcanzado – que no se les ha regalado, lo han conseguido luchando por la igualdad de género y demostrándolo – en todos los ámbitos de la sociedad, en la Cultura, la Ciencia, los Gobiernos… y también en el Hogar.

Si, parecieron y siguen pareciendo la incoherencia con forma de mujer, pero bajo su piel hay un perfecto orden del amor, la solidaridad, la entrega, la justicia, los códigos, la amistad, la vida misma.

  Porque siguen sintiendo "como les canta Arjona"… las mismas cosquillas que sintieron hace más de 20 años… cuando hoy hacen el amor y que siguen sintiendo también que otro mundo – más equitativo –  es posible.

 

Publicado 4 julio, 2007 por Anna en CARTA

2 Respuestas a “PARA “ESAS” MUJERES

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Querida Andina Amiga, pasé a dejarte un abrazo, muyyyyyy bueno el blog, este tema de las mujeres es algo que hace mucho que pienso lo mismo, lo bueno es hacerle ver a los demás que las mujeres no somos objetos del deseo como hacen ver las peliculas yanquis, somos madre, esposas, profesionales, incansables luchadoras de la justicia, enemiga de niños tirados en la calle, capitanes de los ejercito contra el hambre y la pobreza, hada madrinas de cuanta alma nos necesite, así es…te dejo mi cariño, y todo está bien !! muy bien!! Chauuu un besito Chany.-

  2. Holaaaaaa!!!Pasé a saludarte, aunque ando a las corridas como siemprepero como vos siempre me visitas.. pese a mis descuelgues…. queria agradecertelo lo mas "personalmente" posible, jijijiUn beso grandoteeee

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: