El levantamiento del Ghetto de Varsovia   Leave a comment

  Recordamos con dolor a nuestros hermanos asesinados en la Shoa.

Todos los seres humanos somos hermanos.

Y mantengamos permanentemente viva la memoria.

Shoa es el Holocausto.

El 19 de Abril se conmemora el Levantamiento del Ghetto de Varsovia.

 Hermanos de una misma causa:

 ¡la de la dignidad de todos los seres humanos!

 

Memorial



Hoy, se cumple un nuevo aniversario del levantamiento del ghetto de Varsovia. A sesenta y cuatro años de aquellas heroicas jornadas de lucha, en medio de la Segunda Guerra Mundial, esa gesta antifascista se agiganta y se torna en valioso ejemplo para la humanidad, en estos momentos en que el terror del imperio pretende sojuzgar al planeta en su conjunto.
El 19 de abril de 1943, se rebelaron contra las SS alemanas los habitantes del ghetto de la capital polaca. Después de la invasión de Polonia por los alemanes, los judíos habían sido recluidos en ghettos. La palabra ghetto -de origen italiano- viene de "borghetto"; esto es, pequeño burgo o ciudad. Estas pequeñas ciudades, en realidad eran grandes barrios cercados con alambradas de púas, donde millares de personas se hallaban prisioneras de los ocupantes nazis. Prisioneros que, a pesar de todo, trataban de realizar una vida "normal", mientras esperaban el peor de los destinos. Esto no era, ni más ni menos, que la primera fase de aquella "solución final" hitleriana, que -veinte años antes- había anunciado el dictador alemán en su libro Mein Kampf.
Casi todos aquellos seres humanos que lograron sobrevivir a tres años de vejaciones y de tormentos en el ghetto más grande de la Polonia ocupada, decidieron levantarse ante el criminal opresor. La mayoría murió tras un mes de lucha, como ellos habían decidido hacerlo: con dignidad y con honor. Fue un acto de desafío de todo un pueblo, cuya secular capacidad de supervivencia había sido sometida a terribles pruebas.
En el otoño de 1940, el barrio judío de Varsovia, al oeste del Vístula, de una extensión de seis kilómetros y medio, fue cercado por un alto muro protegido con alambradas de púas. Más de 400 mil judíos, muchos de los cuales no tenían ni casa ni lazos familiares en la capital polaca, fueron encerrados en él, aislados del mundo exterior, en espera de un destino que pocos de ellos en ese momento conocían.

La vida en el ghetto transcurría dolorosa y contradictoriamente. El hambre y la violencia que desataban los guardianes nazis, torturaba los cuerpos y las mentes de los habitantes. No obstante, incluso en medio de este cuadro de muerte, de enfermedad y de terror, las escuelas clandestinas prosperaban, las zonas bombardeadas eran cultivadas, cuatro teatros permanecían abiertos, los músicos daban conciertos y los poetas infundían en sus versos tanta desesperación como imágenes de esperanza; pintores y escultores creaban y exponían obras nuevas; se publicaban periódicos clandestinos, entre ellos el "Négued Hazérem" que en iddish significa "Contra la corriente".
Después de un año de segregación, se comenzó a conocer la verdad respecto a los campos de concentración y a la destrucción de otras comunidades confinadas en otros tantos ghettos. Empezó a brotar en el seno de un exiguo grupo de activistas la convicción de que los alemanes no les ofrecían, en realidad, otra alternativa que la del exterminio. Algunos grupos juveniles estaban convencidos de que sus ideales debían conducir, lógicamente, a la acción.
Con el correr de los días el movimiento de resistencia comenzó a tomar cuerpo. Lo integraban el movimiento sionista de izquierda Hashomer Hatzair, los comunistas y los partidarios de Bund, el partido socialista hebreo más importante. Durante el transcurso del mes de julio de 1942, cuando las cámaras de gas de Treblinka, a pocos kilómetros al nordeste de la capital, iniciaron el exterminio en masa de los judíos de Varsovia, el movimiento de resistencia se aseguró la plena adhesión de los movimientos políticos y religiosos presentes en el ghetto. Sólo un pequeño grupo quedó aparte, prefiriendo combatir separado del resto de movimiento unificado, se trataba del Irgún Zvei Leumi, también conocido como la organización miltar nacional.
Antes de finalizar julio del ’42, la organización combatiente judía fue puesta al mando de Mordejai Anielewicz, un joven de veintitrés años, miembro de Hashomer Hatzair. Hijo de una familia obrera, con educación superior adquirida en la Escuela Judía de Varsovia. Anielewicz estaba secundado por varios subcomandantes, integrantes de las mencionadas organizaciones judías.
Entre julio y octubre de 1942, más de 300 mil judíos fueron deportados de la capital polaca. Cuatro quintas partes hacia al campo de exterminio de Treblinka y el resto a los campos de trabajos forzados. El ghetto se ha transformado en un infierno. Los hombres son tratados como bestias. Cada uno se encuentra a un solo paso de la deportación; se caza a las personas en las calles, como si se tratase de animales en la selva.
Las deportaciones a Treblinka se suspendieron entre el 3 de octubre de 1942 y enero de 1943. Pero ahora los combatientes clandestinos sabían ya que el encuentro decisivo era tan sólo cuestión de tiempo. Habían adquirido armas con la ayuda de agentes que entraban y salían, furtivamente, en el ghetto, a lo largo del alcantarillado. Así se constituyeron y adiestraron veintidós grupos de guerrilleros.
El primer encuentro armado se produjo el 18 de enero, nueve días después de haber visitado Himmler el ghetto y de ordenar la reanudación de las deportaciones. Después de cuatro días de lucha, las SS, que se habían dispuesto a cercar a los últimos 60.000 ó 70.000 judíos que aún permanecían en el ghetto, se retiraron. Las fuerzas de Anielewicz habían superado el bautismo de fuego y todo estaba ahora dispuesto para la insurrección.
El 16 de febrero, tras una acción de resistencia a las deportaciones por parte de los judíos, Himmler decidió que el ghetto fuera destruido. Con la conducción del teniente general Jürgen Stropp, en la madrugada del 19 de abril, víspera de la Pascua judía, el ghetto fue cercado. La organización judía de combate declaró entonces el estado de alarma. Poco después, las SS hicieron su aparición.
Con gran estupor por parte de los alemanes, su primera tentativa de penetración fue rechazada por un nutrido fuego, con armas de pequeño calibre, granadas y bombas caseras. Un carro de combate fue incendiado por un grupo de veinte personas – hombres, mujeres y niños – y los alemanes tuvieron que retirarse. En el bando judío reinaba un ambiente de gran alegría. Al fin, en las calles de Varsovia, junto a la sangre judía, corría también la sangre alemana. Y, sin embargo, pocos, entre los combatientes, se hacían ilusiones. Sabían, desde luego, que no podrían vencer; pero estaban decididos a vender caras sus vidas.
Pasadas las primeras dos semanas, Stropp se dio cuenta de que cada vez era más difícil aniquilar a los judíos. La resistencia opuesta por los judíos y por un puñado de guerrilleros
polacos, que los apoyaban desde el exterior del muro era tan eficaz, que Stropp debía mantener en acción a sus patrullas de asalto las veinticuatro horas del día. Pero Himmler empezó a revelar cierta impaciencia y Stropp se vio de pronto obligado a adoptar una política de destrucción total.
Uno tras otro, los edificios que albergaban a los combatientes fueron sistemáticamente evacuados y a continuación incendiados. También en las cloacas, donde se escondían muchos judíos, la vida se hizo cada vez más dura, sobre todo después de las tentativas de los alemanes de ahogarlos allí mismo. Gradualmente, los bunkers fueron barridos y destruidos por los ingenieros de la Wehrmacht, que empleaban bombas lacrimógenas y explosivos.
Tras la dura batalla que tuvo lugar el 8 de mayo, Mordejai Anielewicz y el comando supremo de la resistencia se hallaban en el búnker de la calle Mila 18. Durante dos horas los alemanes, que habían rodeado las cinco entradas, combatieron con armas y gases para minar la resistencia. Mordejai luchó hasta que sus fuerzas cedieron, asfixiado por los gases. A fin de no caer vivos, la consigna fue el suicidio. Cuando finalmente ingresaron los alemanes, sólo hallaron 80 combatientes, encabezados por Mordejai Anielewicz… ¡muertos!
Dos semanas antes de su heroico fin, Mordejai había escrito a su lugarteniente, Antek Tzukerman quien se hallaba en el lado "ario" de Varsovia:
"El sueño de mi vida se ha cumplido, la autodefensa judía en el ghetto es un hecho, la resistencia judía armada es una realidad. Soy testigo del heroísmo de los sublevados judíos. ¡Esa fue – esa es – la victoria!"
Transcurrieron sesenta y cuatro años de aquella epopeya protagonizada por esos valientes judíos. Fueron vencidos a causa de la superioridad militar nazi, pero sus ansias de libertad no pudieron ser derrotadas, sino que resurgen en la lucha de cada ser humano en aras de su dignidad.
Hoy asistimos a la lucha de otros dos pueblos sometidos. Uno por el totalitarismo del imperio, con capital en Washington. El otro, por terrorismo de Estado ejercido por el gobierno de Ariel Sharon en Israel. Esos pueblos son, respectivamente, el iraquí y el palestino.

Trágica mueca de la historia. Las tropas norteamericanas que desembarcaron en Normandía, para combatir al ejército hitleriano; hoy se encuentran en territorio de Irak con la misma ferocidad de los invasores nazis, que por entonces ocupaban Francia. Esas tropas masacran a civiles de Falluja al mejor estilo de Himmler; tienen campos de concentración como el de Guantánamo, con seres humanos reducidos a condiciones subhumanas, desprovistos de todo tipo de derechos y garantías.
Penoso destino el de algunos de los descendientes de los héroes del ghetto de Varsovia, aplicar hoy al pueblo palestino similares castigos a los que aplicaba el opresor nazi a su pueblo. Gobernantes indignos de la memoria de aquellos combatientes. Gobernantes que erigen muros en tierras palestinas ocupadas, que perfeccionan los muros y las alambradas de los ghettos. Gobernantes que demuelen casas de palestinos, como los nazis hicieron en Lídice con los luchadores checos. Gobernantes a quienes el imperio hace un tiempo les "regaló" más tierras palestinas (¡valga la generosidad del César!). Gobernantes que asesinan selectivamente, aplicando la milenaria ley del Talión desde el Estado, como lo acaban de hacer hace unos años con Abdel Aziz Rantisi, el líder de Hamas que reemplazara al recientemente asesinado jeque Ahmed Yassin. Gobernantes del Estado de Israel que vanamente se empeñan en mancillar la memoria de los héroes judíos del ghetto de Varsovia.
Propósito que no podrán lograr, porque como dice el himno de los partisanos del ghetto:

Nunca digas que esta senda es la final,
porque el cielo gris cubrió la luz del sol.
El momento tan ansiado llegará
y el sonar de nuestra marcha escucharán.
El clamor por tanta angustia y el dolor
desde el trópico hasta el polo sonará,
y al regar con sangre nuestra heredad,
la esperanza fuerte y pura crecerá.
No es un canto alegre, es canto de fusil,
no es tampoco pájaro de libertad,
es canción de un pueblo obligado a sufrir,
que con sangre y plomo el verso escribirá.

A estas estrofas cargadas de dolor y valentía, nosotros – con humildad – las complementamos diciendo que cuando los pueblos se disponen a luchar, se los podrá vencer transitoriamente, pero jamás derrotar, porque su ejemplo se encarnará en otros pueblos que luchan por las mismas causas, como el pueblo palestino y el pueblo iraquí, que cuentan con la solidaridad de la mayoría de los habitantes del planeta y son mirados desde la Historia por los combatientes del ghetto de Varsovia como hermanos de una misma causa: ¡la de la dignidad de todos los seres humanos!

Source: andrómeda:

Zona del Ghetto de Varsovia, Polonia


  • .

Publicado 19 abril, 2007 por Anna en POLÍTICA CONTINGENTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: