INTERCULTURALIDAD, en los estados unidos de norteamérica   Leave a comment

Dale Evo, dale !!


Excelentes noticias para la unidad continental de los pueblos originarios.

Según relata el periodista Haider Rizvi, lo primero que hizo Evo Morales –primer presidente indígena de la historia de América del Sur– a la mañana siguiente de su llegada a Nueva York, hace dos semanas, fue pedir una entrevista a hijos e hijas de los pueblos originarios de América del Norte.

El mandatario se encontraba en la ciudad estadounidense para participar de las instancias inaugurales de la sesión anual de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los aborígenes norteamericanos le dieron inmediatamente la bienvenida con la calidez tradicional: “Fue una reunión entre el águila y el cóndor”, dijo Tonya Frichner, fundadora de la Alianza por el Derecho de los Indígenas Estadounidenses, organización responsable de la reunión del 18 de este mes junto con el Foro Permanente para las Cuestiones de los Pueblos Indígenas de la ONU.

“Fue una reunión muy significativa para nuestra lucha”, añadió. “Que nos haya honrado reuniéndose con nuestros líderes tradicionales es otro prueba de la innegable presencia de los pueblos indígenas en el ámbito internacional, en especial en la defensa de los derechos humanos. Es honesto, es brillante y sincero con la causa de los pueblos indígenas”, indicó Frichner, perteneciente a la nación onondaga. “Sabemos que no puede arreglar lo sucedido en los últimos 500 años, pero es nuestra responsabilidad respaldarlo.”

Antes de reunirse con líderes de las naciones haudenosaunee, lakota y cree, entre otras, Evo insistió en entrevistarse con pocas personas, a fin de tener un intercambio “franco y sustancial” sobre problemas compartidos por los pueblos originarios de toda América. Así, los líderes tribales de América del Norte relataron al mandatario boliviano la lucha que por generaciones vienen librando por la preservación de su identidad, de sus recursos y de sus derechos. Además, le preguntaron qué podían hacer ellos para respaldar a los indígenas del sur del continente.

Evo, perteneciente a la comunidad aymara, subrayó la necesidad de proseguir los contactos entre los pueblos originarios de ambos hemisferios: “Llegó la hora de resistencia ante el poder. Reunirme con ustedes hoy, aquí, me obliga a comprometerme aún más con nuestra Madre Tierra”, dijo a sus anfitriones.

Junto a él iba el canciller boliviano, David Choquehuanca, quien señaló que cuando se usa el término “libertad” éste solo suele referirse a los seres humanos, por ello “la sociedad también debe incluir al mundo natural, plantas, animales, agua”, afirmó. “Debe ser un complemento de todo lo demás y esto es más que libertad. Lo que buscamos es un equilibrio de la vida “, explicó.

Evo se refirió además al proyecto de Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas, cuya adopción se discutirá en la presente sesión de la Asamblea General. Esta iniciativa comenzó a discutirse en el foro mundial en los años 70. El documento fue preparado en consultas con organizaciones de indígenas y estuvo listo en 1993. Dos años más tarde, pasó a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, que se disolvió en abril y fue reemplazada en junio por el Consejo de Derechos Humanos.

La Declaración fue aprobada el 29 de junio por ese órgano con sede en Ginebra y por otras agencias de la ONU, a pesar de las duras objeciones de -oh, sorpresa!- Estados Unidos y de algunos de sus aliados. El texto establece que los gobiernos deben reconocer el derecho a la autodeterminación de los pueblos autóctonos y contar con su “consentimiento, previo acuerdo y pleno conocimiento” para las actividades a desarrollar en sus territorios tradicionales. Australia, Estados Unidos y Nueva Zelanda, entre otros, se oponen sistemáticamente al reclamo de “autodeterminación”, con el argumento de que socava “valores democráticos”. También objetan el concepto de “consentimiento, previo acuerdo y pleno conocimiento”.

Por el contrario, los dirigentes indígenas consideran que la Declaración es crucial para terminar con las enormes violaciones de derechos humanos que los pueblos aborígenes de todo el mundo han padecido por siglos. Los pueblos autóctonos suman 370 millones de personas en todo el planeta, según la ONU. Su participación en los ámbitos internacionales de toma de decisiones es indispensable para preservar el ambiente y promover un desarrollo sustentable.

 

     Dale Evo, dale. Te apoyamos desde los distintos rincones del mundo.

    ¡¡¡Más democracia, libertad e igualdad para los hombres, mujeres, animales y toda la Tierra!!!

    ¡Hacia otro concepto de vida en sociedad carajo!

Revisa el Foro Permanente sobre Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas

Visita el Consejo de Derechos Humanos

Publicado 6 octubre, 2006 por Anna en PUEBLOS ORIGINARIOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: